¿Por qué colaborar?

A esta pregunta podría haber tantas respuestas como personas. ¿Por solidaridad tal vez? ¿Por interés? Para ser eficientes… para racionalizar recursos… por amistad… por todos esos motivos juntos. En la naturaleza podemos encontrar buenos ejemplos de colaboración que nos ayudan a encontrar las claves.

Hace unos días, en un curso de biomimética, nos mostraron un buen ejemplo donde todos aquellos que han establecido el proceso colaborativo salen beneficiados. Lo describiré de forma sencilla, para buscar el paralelismo con un proceso colaborativo como los que proponemos en CoVER.

manglarEl manglar es un hábitat complejo de las zonas mareales en los trópicos del planeta. En unas condiciones muy difíciles: en medio del agua y sometidas a los cambios permanentes producidos por las mareas y a otros fenómenos esporádicos más violentos como los huracanes; falta de suelo y por lo tanto de nutrientes esenciales que sólo se consiguen en la tierra y pocas posibilidades de captar energía solar en medio de una gran frondosidad vegetal, crecen sobre esos mangles, unas plantas ayudadas por insectos en un proceso colaborativo en el que todos salen beneficiados.

Para quienes quieran conocer más detenidamente el proceso:  http://biomimetica.biomimetiks.com/2012/06/05/modelos-de-colaboracion-inspirados-en-la-biomimetica/

Las semejanzas que encuentro con nuestra propuesta de CoVER pueden ser bien ilustradas con el ejemplo anterior:

  1. El resultado es producto de una larga evolución y un cambio de paradigma por parte de la planta. Nosotros proponemos un cambio cultural para remplazar el individualismo por la colaboración y así poder establecer otro modelo de acceso a la vivienda.
  2. Las condiciones socio económicas actuales son equiparables con las dificultades del entorno descrito y sólo una estrecha colaboración permite a las dos especies (planta e insectos), conseguir una vivienda segura y sostenible.
  3. Resolver el problema de establecimiento (vivienda) para la planta y los insectos que le ayudan a llevarlo requiere una organización. Nosotros proponemos organizar el proceso colaborativo de vivienda desde la formación de redes humanas de apoyo, el acompañamiento para la resolución de conflictos, el apoyo legal, hasta la definición del proyecto final.
  4. Tanto planta como insectos acceden de forma colaborativa a una gran variedad de recursos que les resultarían muy limitados buscándolos de forma individual. En nuestros proyectos proponemos compartir bienes y servicios con el fin primordial del ahorro y la eficiencia, pero también para la multiplicación de acceso a esos bienes.
  5. La planta protege a los insectos y éstos cuidan de la planta creando sinergias absolutamente necesarias y un círculo de cuidados. La vivienda colaborativa es el mejor espacio para compartir cuidados, conciliar la vida laboral y crear sinergias entre los covivientes.

La sostenibilidad que se certifica en el ejemplo gracias al aprovechamiento de recursos limitados, la eficiencia energética y la provisión de vivienda a especies diferentes, es un modelo inspirador para los procesos colaborativos que planteamos en CoVER.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s